Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0

Alimentando a la inspiración

Comentar
Alimentando a la inspiración 
El escritor dejó de teclear; se había quedado en blanco. Con gesto desganado se levantó y puso en el comedero vacío de la jaula un puñado de pasta de sopa de letras. La musa, ansiosa, saltó del columpio y bajó a comer. El escritor volvió a sentarse, inspiró profundamente, y continuó tecleando.

bmeabroad - fairy caged

0 comentarios:

Publicar un comentario