Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 22: Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer.

LA TORMENTA DE ARENA. COL​.​LECTIU CAMÍ FONDO (W. Carmen Téllez)

El pozo
Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer, sin gafas de protección ni máscara de oxígeno. El polvo le abrasó los pulmones y los primeros rayos del sol apuñalaron sus retinas. Era una buena forma de morir. Abajo, en la penumbra, solo existían dos posibilidades. Y ella ya estaba harta del sabor de la desesperación de las decenas de personas a las que había desmembrado.
Microrrelatos presentados a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 20: Cerró los ojos y sopló las velas.

Herbert James Draper, Ulysses and the Sirens

Hogares
Cerró los ojos y sopló las velas. La embarcación dio un fuerte tirón y rompió las olas.
—¿Seguro que es buena idea, patrón? —preguntó un marinero desdentado que chupaba un mendrugo de pan.
—Ya es hora de volver a Ítaca. ¡De vuelta al hogar! —gritó Ulises, y sopló de nuevo.
—Pues esta es mi casa. ¿A que sí, niñas? —murmuró el marino a las sirenas que seguían la estela del barco y les lanzó el trozo de pan con la esperanza de que alguna de ellas sacase el torso del agua para cazarlo al vuelo.

Y que cumplas muchos más
 Cerró los ojos y sopló las velas. Al abrirlos todo seguía allí, igual que antes: la tarta casera; los globos de varios colores a medio inflar; los calcetines de regalo que asomaban la puntera del envoltorio color verde claro; el hermano pequeño en la trona manchada de pegotes de papilla, chupando la nata que tenía entre los dedos; el vino del tetrabrik derramado sobre la encimera desgastada; el cuchillo para cortar la tarta bailando en su mano temblorosa; mamá en bata, acurrucada junto al frigorífico; y el cabrón de su padre, con gesto de sorpresa y mirando al techo, tendido sobre un espeso charco de sangre.
Microrrelatos presentados a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 17: El armario donde acababa de encerrar a su muñeca.

Alice par John Tenniel

Psicosis
El armario donde acababa de encerrar a su muñeca olía a madre.

La habitación de Alicia
El armario donde acababa de encerrar a su muñeca tenía arañazos en la puerta y las esquinas astilladas. La niña se limaba las uñas a diario, para que no le castigasen por el destrozo, aunque sabía que ellos no iban a buscar otro culpable pues nadie más vivía en la casa. Al menos había conseguido que su muñeca conservara uno de los ojos para que así pudiese ayudarle a caminar a tientas y evitar cortarse con los restos del espejo roto.
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 16: No quiero volver a verte nunca más.

Cat lying on a couch

Adictos
"No quiero volver a verte nunca más", rezaba la nota manuscrita sujeta al frigorífico con un imán de la Torre Eiffel. Pero cuando vio el paquete de cigarrillos que reposaba sobre el sofá, junto al gato al que no le importaba quién iba y venía en aquella casa, tiró del papel con cuidado y lo guardó junto a los otros, en el cajón de los mecheros.
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 15: Para implorarle que vuelva a casa.

X Edición de #RelatosEnCadena 15

Terapia
Para implorarle que vuelva a casa necesita aullar como lo haría él. Ya sabe, si espera a que la luna esté llena es más fácil. ¿Perdón? ¿Me está diciendo usted que no sabe aullar? ¿Y entonces? ¿Cómo se conocieron? Oh, que lo adoptó en una Protectora de Animales. Bien, creo que ha habido un ligero malentendido, señora. Deje un cuenco con comida en la puerta de su casa y verá como su perro vuelve pronto. Ah, que no es un perro, que es un gato. Ahora comprendo esa actitud tan arisca. Túmbese en el diván, señora. Su problema es muy peliagudo.