Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0
EstaNocheTeCuento Tercera Ronda. Encuentro 233.

Participantes:
Begoña Heredia / Vicente F. Hurtado

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del JUEVES 4 de mayo DE 2017.
En esta ocasión la inspiración del relato será LA IMAGEN que se publica con esta entrada del blog. Esta foto tomada por Eva García debe serviros como punto de arranque del relato, dejando plena libertad para que los objetos o la escena aparezcan en el relato o que tan solo desarrolléis la historia que imaginéis que puede simbolizar o esconderse detrás; lo podéis usar con su sentido directo o desarrollarlo metafóricamente. Pero, en cualquier caso, debe resultar fácil identificar el relato y la fotografía.

#EstaNocheTeCuento Tercera Ronda


Cuestión de valor de Begoña Heredia
Francisca nunca aprendió las horas. Y extrañamente, solía calcular el tiempo según lo que tardaran los hielos en descongelarse. Una tarde, su marido —saliendo de la cocina— dijo que debía volver al trabajo por dos horas. Francisca sacó una de las raras y preciadas cubiteras de plata que proporcionaban hielos octogonales. Cuando los cubitos se hicieron agua, buscó la otra cubitera en el congelador sin encontrarla. «Quizá Jenny tenga hielos», pensó.
Llamó a la puerta y la joven vecina apareció sujetando un vaso de güisqui.
Francisca, fríamente, solo dijo:
—Quédate con mi marido, pero la cubitera me la devuelves.

Reproches de Vicente F. Hurtado
Fui un monigote feliz en tus manos que intentó cubrir de cariño la melancolía que te carcomía. Guardo ese recuerdo en el congelador, donde puedo verlo flotar en la cubitera. Me sonríe, y eso hace que me hunda un poco más en el lodo de esta vida de mierda en la que ya no habrá copas de vino compartidas ni abrazos en el sofá. Ahora paso los días en la cama, o poniendo hielo al güisqui del que tanto odiabas su sabor.
No hizo falta nota.
Que bebieses media botella de JB para tragar los somníferos lo dijo todo.

Y, tras las votaciones, yo me apeo aquí del concurso.

Enhorabuena a Begoña Heredia y su mágnifico "Cuestión de valor".
EstaNocheTeCuento (certamen de relato corto para mesilla de noche) nos propone escribir un microrrelato de no más de 200 palabras con el tema:
SUPERHÉROES

Couple male and female superhero placeholder

El hombre ateo
Está bien, volaré para ti. Pero no quiero misas ni coronas de flores. Odio las coronas de flores y el olor a polvo añejo de los curas. Deséame suerte. En eso sí creo.
EstaNocheTeCuento Segunda Ronda. Encuentro 226.

Participantes:
Vicente F. Hurtado / Susana Revuelta

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del JUEVES 27 DE ABRIL DE 2017. En esta ocasión queremos hacerle un homenaje a la música de los CANTAUTORES ESPAÑOLES y la condición será que utilicéis el siguiente título musical como lema a desarrollar en el relato. Puede o no aparecer literalmente en el título o en el micro según vuestro criterio, pero obligatoriamente se debe desarrollar claramente la idea de su significado en parte o en la totalidad del relato. En vuestro caso el lema es...

POR EL BULEVAR DE LOS SUEÑOS ROTOS

Segunda Ronda. Encuentro 226

Sueños rotos de Susana Revuelta
Cae una lluvia fina que nutre las huertas, refresca los pastos, empapa su abrigo remendado. Simona juega despreocupada, saltando charcos con sus hermanos, y fantasea: cuando sea mayor diseñará chubasqueros de colores, viajará en avión, comprará una tele para su madre... Esta noche retransmiten la Champions y sin clientes Simona no está lo bastante borracha para esquivar sus recuerdos. Un automóvil se detiene a su lado, baja la ventanilla; veinte euros (para comprar tequila luego) y el asiento seco del copiloto, a resguardo de una lluvia que la ahoga por dentro, la empujan a decidirse. Simona se sube en silencio.

Soledad de Vicente F. Hurtado
Por el bulevar de los sueños rotos pasea entre miradas que acompañan el contoneo de sus caderas generosas y desgastadas. Ella sonríe, y alguno responde con muecas en las que hay un atisbo de lujuria contenida. Pero intuye —tras pasar media tarde provocando sus rutinas— que sólo se quedará en eso, en miradas. Ninguno parece dispuesto a dejar los bancos soleados, ni alejarse de las palomas que corretean sin rumbo junto a ellos. Una noche más que se consolará con el ronroneo de sus gatos. Otra noche más sin los susurros impregnados de esas caricias que tanto anhela.

Y, tras la votación efectuada en ENTC, mi micro pasa a la Tercera Ronda.
Un honor, y un placer, haber cruzado letras con Susana Revuelta.

Y continuamos:
TERCERA RONDA, ENCUENTRO 233, con Begoña Heredia

EstaNocheTeCuento Primera Ronda. Encuentro 6.

Participantes:
Antonio Toribios / Vicente F. Hurtado / Raúl Gómez Lozano

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del VIERNES 21 DE ABRIL DE 2017 y cuya única condición será que incluya estos DOS OBJETOS:

JABÓN / UNA JAULA CON UN ZAPATO DE MUJER

#EstaNocheTeCuento Primera Ronda.

Cadáver exquisito de Antonio Toribios
Se enjabonó la cara y pasó luego, morosa y delicadamente, la afilada navaja por su cara mientras tocaban para él el “Quam dilecta” de Rameau. Luego abrió la jaula y esperó, como todos los días, que el bello zapato de cristal alzase el vuelo y partiese en busca de la amada desaparecida hacía ya tanto. Vio con sorpresa que no se producía el tan deseado desplegar de alas, mandó callar a los músicos, echó la llave y se dispuso una vez más a cultivar con desesperación el bello arte de la melancolía.

Presunción de inocencia de Vicente F. Hurtado
Froté con la pastilla de jabón la suela del zapato de tacón de aguja hasta que quedó cubierta de espuma. Abrí la jaula que colgaba de la cadena amarrada al gancho fijado en el techo del sótano y deposité el zapato junto al pie del cadáver que había dentro. Después escondí la pastilla entre la paja del suelo de la jaula. Era posible que así creyesen que la chica había resbalado y se había clavado, por accidente, el otro zapato en la sien. Ahora solo necesitaba buscar una explicación de por qué tenía una jaula en casa.

Yocasta de Raúl Gómez Lozano
La reina acariciaba con delicadeza el cuerpo de su hijo. Una fina capa de jabón se creaba entre sus dedos, con la que dibujaba formas amorosas sobre la joven espalda. El príncipe, mientras, suspiraba. Los recuerdos se agolpaban en su mente. Aquella mujer desconocida le había robado el corazón en el baile; pero jamás la volvió a ver, pese a haberla buscado por todos los rincones de su reino.
Y, mientras Cenicienta se consumía limpiando sin descanso la casa de su madrastra, un mágico zapato de cristal permanecía encerrado en una jaula en el torreón más alto del castillo.

Finalizada la votación, pasan a la siguiente ronda los microrrelatos:
  1. Yocasta de Raúl Gómez Lozano
  2. Y el mío, Presunción de inocencia

Enhorabuena a Raúl y lo siento por Antonio Toribios, un gran microrrelatista.

La siguiente Ronda:

ENCUENTRO 226, con Susana Revuelta
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 24: Subió los diez pisos hasta la azotea.

Imagen de http://militaria.es

Abracadabra
Subió los diez pisos hasta la azotea y entró en el sótano. Abrió la alacena que había empotrada en el suelo y miró como el cielo rompía con fuerza contra la pared. El mar, azul y calmo, barruntaba agua y el reloj de pulsera que había colgado en la pared inclinaba sus agujas hacia el buen tiempo. Decidió que no era un buen día para trucos fallidos e ilusiones rotas, así que volvió a la azotea y esperó hasta que la mano del mago le agarró de las orejas y tiró de él hacia abajo.