Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0
EstaNocheTeCuento Primera Ronda. Encuentro 6.

Participantes:
Antonio Toribios / Vicente F. Hurtado / Raúl Gómez Lozano

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del VIERNES 21 DE ABRIL DE 2017 y cuya única condición será que incluya estos DOS OBJETOS:

JABÓN / UNA JAULA CON UN ZAPATO DE MUJER

#EstaNocheTeCuento Primera Ronda.

Cadáver exquisito de Antonio Toribios
Se enjabonó la cara y pasó luego, morosa y delicadamente, la afilada navaja por su cara mientras tocaban para él el “Quam dilecta” de Rameau. Luego abrió la jaula y esperó, como todos los días, que el bello zapato de cristal alzase el vuelo y partiese en busca de la amada desaparecida hacía ya tanto. Vio con sorpresa que no se producía el tan deseado desplegar de alas, mandó callar a los músicos, echó la llave y se dispuso una vez más a cultivar con desesperación el bello arte de la melancolía.

Presunción de inocencia de Vicente F. Hurtado
Froté con la pastilla de jabón la suela del zapato de tacón de aguja hasta que quedó cubierta de espuma. Abrí la jaula que colgaba de la cadena amarrada al gancho fijado en el techo del sótano y deposité el zapato junto al pie del cadáver que había dentro. Después escondí la pastilla entre la paja del suelo de la jaula. Era posible que así creyesen que la chica había resbalado y se había clavado, por accidente, el otro zapato en la sien. Ahora solo necesitaba buscar una explicación de por qué tenía una jaula en casa.

Yocasta de Raúl Gómez Lozano
La reina acariciaba con delicadeza el cuerpo de su hijo. Una fina capa de jabón se creaba entre sus dedos, con la que dibujaba formas amorosas sobre la joven espalda. El príncipe, mientras, suspiraba. Los recuerdos se agolpaban en su mente. Aquella mujer desconocida le había robado el corazón en el baile; pero jamás la volvió a ver, pese a haberla buscado por todos los rincones de su reino.
Y, mientras Cenicienta se consumía limpiando sin descanso la casa de su madrastra, un mágico zapato de cristal permanecía encerrado en una jaula en el torreón más alto del castillo.

Finalizada la votación, pasan a la siguiente ronda los microrrelatos:
  1. Yocasta de Raúl Gómez Lozano
  2. Y el mío, Presunción de inocencia

Enhorabuena a Raúl y lo siento por Antonio Toribios, un gran microrrelatista.

La siguiente Ronda:

ENCUENTRO 226, con Susana Revuelta
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 24: Subió los diez pisos hasta la azotea.

Imagen de http://militaria.es

Abracadabra
Subió los diez pisos hasta la azotea y entró en el sótano. Abrió la alacena que había empotrada en el suelo y miró como el cielo rompía con fuerza contra la pared. El mar, azul y calmo, barruntaba agua y el reloj de pulsera que había colgado en la pared inclinaba sus agujas hacia el buen tiempo. Decidió que no era un buen día para trucos fallidos e ilusiones rotas, así que volvió a la azotea y esperó hasta que la mano del mago le agarró de las orejas y tiró de él hacia abajo.
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 23: Sólo le quedaba un cigarrillo.

http://graffica.info/lucky-luke-cumple-70-anos/

Lucky Luke
Sólo le quedaba un cigarrillo y unas mil balas. Eso sí que era mala suerte.
Microrrelato presentado a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 22: Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer.

LA TORMENTA DE ARENA. COL​.​LECTIU CAMÍ FONDO (W. Carmen Téllez)

El pozo
Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer, sin gafas de protección ni máscara de oxígeno. El polvo le abrasó los pulmones y los primeros rayos del sol apuñalaron sus retinas. Era una buena forma de morir. Abajo, en la penumbra, solo existían dos posibilidades. Y ella ya estaba harta del sabor de la desesperación de las decenas de personas a las que había desmembrado.
Microrrelatos presentados a la X Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 20: Cerró los ojos y sopló las velas.

Herbert James Draper, Ulysses and the Sirens

Hogares
Cerró los ojos y sopló las velas. La embarcación dio un fuerte tirón y rompió las olas.
—¿Seguro que es buena idea, patrón? —preguntó un marinero desdentado que chupaba un mendrugo de pan.
—Ya es hora de volver a Ítaca. ¡De vuelta al hogar! —gritó Ulises, y sopló de nuevo.
—Pues esta es mi casa. ¿A que sí, niñas? —murmuró el marino a las sirenas que seguían la estela del barco y les lanzó el trozo de pan con la esperanza de que alguna de ellas sacase el torso del agua para cazarlo al vuelo.

Y que cumplas muchos más
 Cerró los ojos y sopló las velas. Al abrirlos todo seguía allí, igual que antes: la tarta casera; los globos de varios colores a medio inflar; los calcetines de regalo que asomaban la puntera del envoltorio color verde claro; el hermano pequeño en la trona manchada de pegotes de papilla, chupando la nata que tenía entre los dedos; el vino del tetrabrik derramado sobre la encimera desgastada; el cuchillo para cortar la tarta bailando en su mano temblorosa; mamá en bata, acurrucada junto al frigorífico; y el cabrón de su padre, con gesto de sorpresa y mirando al techo, tendido sobre un espeso charco de sangre.