Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0
Microrrelato presentado a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 33: Como si de una plaga venenosa se tratara.

Photos of pottery

El buen vecino
Como si de una plaga venenosa se tratara las macetas de barro se extienden por mi jardín. Todas las noches, mi esposa coloca un tiesto con flores frescas y quita otro que esté agrietado y cuajado de plantas marchitas. Mis vecinos me felicitan por mantener el jardín tan cuidado, casi inmaculado. También rumorean que soy un buen hombre por mantener viva su memoria y por dedicar mi tiempo libre a moldear barro en vez de pasar las horas bebiendo, como todos esperaban. Lo que desconocen es de lo que ella sería capaz de hacer si no tengo preparada, cada noche, una maceta para mantener ocupadas sus manos.

Microrrelato presentado a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 29: Desde el otro lado del planeta.

UNSC bunker door

La transmisión
Desde el otro lado del planeta llegó un mensaje en código morse. En el búnker subterráneo el operador de radio lo descifró y, a continuación, comprobó el cargador de su arma. Antes de ir a ver al resto de supervivientes, volvió a leerlo. La orden era clara:
«Mátalos a todos», decía el mensaje.
Microrrelato presentado a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 28: El agua espantaba a las avispas escondidas bajo las hojas.

Lluvia de meteoritos

Una novela de ciencia ficción
El agua espantaba a las avispas escondidas bajo las hojas del manuscrito que estaban desperdigadas por el suelo. El escritor tenía la cabeza incrustada en la máquina de escribir y, a su lado —junto al avispero zumbón que había caído del altillo destrozado—, una página salpicada de sangre en la que podía leerse «y la tormenta de meteoritos destrozó la nave del cosmonauta».
Microrrelato presentado a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 26: Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar.

Foto de http://www.zamnesia.es/

El mal hijo
«Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar. ¡Y no fumes en casa!», rezaba la nota pegada en la puerta del frigorífico. Sonrió con desgana al ver la letra apretada y firme, casi estricta, de su padre. No, no le iba a dar el gusto al cabronazo de descansar en el mar. Y por supuesto que iba a fumar allí. Pero no tabaco. Se sentó en el sofá, junto a la urna de metal, y puso Nirvana en su iPhone. Por primera vez la voz de Kurt Cobain sonó en aquel salón austero mientras destapaba la urna y sacaba la caja de los papelillos de liar.

#Microrrelato Finalista Semanal de la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.
Etiqueta para Tuiter #RelatosEnCadena

Frase para participar Semana 25: El día que una ola salte más de lo convenido.

Relatos en Cadena

Fecha: 11/04/2016 | Relatos recibidos: 587
Escuchar Audio (El concurso, a partir del minuto 26)

Ganador Semana 25

La revancha de Nicolás Jarque Alegre
El día que una ola salte más de lo convenido el espigón y se engulla a tu padre en medio de su pesca, no será la furia del mar Mediterráneo quien se lo lleve sino la justicia. Pero para ello, acuérdate de lanzar mis cenizas al mar.

Finalistas semana 25

El mensaje de Salvador Terceño Raposo
El día que una ola salte más de lo convenido llegará a la puerta de mi casa su blanca espuma salpicada y un descomunal calamar violáceo impactará contra ella. Yo trataré de devolverlo al mar, pero cuando, a medio día, el marido de mi madre raje su cuerpo, de él brotará un despiadado ejército de peces espada que hará su trabajo sin pestañear. También brotará del vientre del calamar la botella que arrojé al océano, llevando dentro el trocito de papel en el que escribí mi deseo, perfectamente enrollado, como si nadie lo hubiera leído.

Más allá del mar de Vicente F. Hurtado
El día que una ola salte más de lo convenido en el malecón y te empape la falda hasta la cintura, no te asustes ni grites. Habré sido yo. Al resto de los ahogados no les dejaré que te mojen por encima de las rodillas.