Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0

Noche de guardia en la morgue

Comentar
Noche de guardia en la morgue 
Cuando iba a meter en la nevera el cuerpo etiquetado como 543-A, este sacudió la cabeza y una bala le cayó de la herida de la sien.
—Buenas noches —dijo 543-A con mucha educación y se incorporó—. ¿Puede darme mi ropa?
—A ver si nos levantamos antes —se quejó el ayudante del forense. Estaba harto de que siempre le tocasen a él los inmortales. Tenían la mala costumbre de despertar después de tener hecho todo el papeleo.

 Enrique Simonet - La autopsia

0 comentarios:

Publicar un comentario