Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0

#Microrrelato: Salomón

2 comentarios
Salomón
Las súbditas se arrodillaron y aceptaron sumisas la decisión del rey. Pero cuando el monarca reclamó para él los bocados más exquisitos, ambas sisearon y enseñaron los colmillos. Ante el descaro y falta de respeto de las dos hembras el rey las despachó con las manos vacías. Le pareció que lo más justo era quedarse con la pieza entera, y no solo con la lengua y los ojos del bebé.

Raffaello Sanzio - The Judgment of Solomon

2 comentarios:

  1. En el caso de este rey, no se puede decir que no haya repartido justicia. Lo que pase al final con el niño.... ya nos lo contarás.

    Buena vuelta de tuerca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el bebé acaba encima de una mesa con una manzana en la boca.

      Eliminar