Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0

#EstaNocheTeCuento Primera Ronda.

3 comentarios
EstaNocheTeCuento Primera Ronda. Encuentro 6.

Participantes:
Antonio Toribios / Vicente F. Hurtado / Raúl Gómez Lozano

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del VIERNES 21 DE ABRIL DE 2017 y cuya única condición será que incluya estos DOS OBJETOS:

JABÓN / UNA JAULA CON UN ZAPATO DE MUJER

#EstaNocheTeCuento Primera Ronda.

Cadáver exquisito de Antonio Toribios
Se enjabonó la cara y pasó luego, morosa y delicadamente, la afilada navaja por su cara mientras tocaban para él el “Quam dilecta” de Rameau. Luego abrió la jaula y esperó, como todos los días, que el bello zapato de cristal alzase el vuelo y partiese en busca de la amada desaparecida hacía ya tanto. Vio con sorpresa que no se producía el tan deseado desplegar de alas, mandó callar a los músicos, echó la llave y se dispuso una vez más a cultivar con desesperación el bello arte de la melancolía.

Presunción de inocencia de Vicente F. Hurtado
Froté con la pastilla de jabón la suela del zapato de tacón de aguja hasta que quedó cubierta de espuma. Abrí la jaula que colgaba de la cadena amarrada al gancho fijado en el techo del sótano y deposité el zapato junto al pie del cadáver que había dentro. Después escondí la pastilla entre la paja del suelo de la jaula. Era posible que así creyesen que la chica había resbalado y se había clavado, por accidente, el otro zapato en la sien. Ahora solo necesitaba buscar una explicación de por qué tenía una jaula en casa.

Yocasta de Raúl Gómez Lozano
La reina acariciaba con delicadeza el cuerpo de su hijo. Una fina capa de jabón se creaba entre sus dedos, con la que dibujaba formas amorosas sobre la joven espalda. El príncipe, mientras, suspiraba. Los recuerdos se agolpaban en su mente. Aquella mujer desconocida le había robado el corazón en el baile; pero jamás la volvió a ver, pese a haberla buscado por todos los rincones de su reino.
Y, mientras Cenicienta se consumía limpiando sin descanso la casa de su madrastra, un mágico zapato de cristal permanecía encerrado en una jaula en el torreón más alto del castillo.

Finalizada la votación, pasan a la siguiente ronda los microrrelatos:
  1. Yocasta de Raúl Gómez Lozano
  2. Y el mío, Presunción de inocencia

Enhorabuena a Raúl y lo siento por Antonio Toribios, un gran microrrelatista.

La siguiente Ronda:

ENCUENTRO 226, con Susana Revuelta

3 comentarios:

  1. Buen relato, Vicente. Adelante con esa Copa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Se lo habéis puesto dificilísimo, yo... no sabría cual elegir. Esa es la verdad. Felicidades!

    ResponderEliminar