Vicente F. Hurtado

CreativeCommons-by-nc-sa-4.0

Botín de guerra

Comentar
Publicado en la entrada Vendaval de Microdiálogos de la página Escuela de Fantasía

BOTÍN DE GUERRA
El soldado Ralak cruzó el páramo —cuajado de cuerpos destripados y máquinas reventadas— y saltó el muro tras el que estaba parapetado su pelotón. Llevaba un bulto envuelto en harapos entre los brazos y el arma colgada a la espalda.

—¡Ralak! —bramó el sargento al verlo llegar—. ¿Se puede saber dónde estaba?

—Lo siento, mi sargento. Es que encontré algo. —Mostró el bulto a su superior—. Mire.

El sargento levantó uno de los trapos y miró en el interior.

—¡Por lo más sagrado! ¡Tire esa mierda! —Le clavó un dedo en el pecho—. No tiene ni idea de lo que tiene ahí, ¿verdad?

—No, mi sargento, pero es bonito. Había pensado que podía llevármelo como recuerdo. —Sonrió—. A mi esposa le gustará.

—¡Ralak! ¡Tire eso! —le gritó a escasos centímetros del rostro—. ¡Ya!

—Pero… pero… ¿por qué? —En ese instante el contenido del bulto se movió y comenzó a berrear.

—¡Porque es una orden! —contestó el sargento—. Y porque es un bebé humano, maldito idiota.

0 comentarios:

Publicar un comentario